Los medios sociales han creado un mundo en el que todo el mundo parece extático, excepto nosotros. ¿Existe alguna forma de frenar el resentimiento de la gente? Una noche hace unos cinco años, justo antes de acostarme, vi un tweet de un amigo anunciando lo encantado que estaba de haber sido preseleccionado para un premio de periodismo. Sentí que mi estómago se tambalea y mi cabeza da vueltas, mis dientes se aprietan y mi pecho se aprieta. No dormí hasta la mañana.

Otros cinco años más o menos antes de eso, cuando estaba en la universidad, estaba ojeando las fotos en Facebook de alguien de mi curso a quien conocía vagamente. Mientras hacía clic en las fotos de ella en una discoteca con sus amigos, riendo borracha, sentí que mi estado de ánimo se hundía tan rápido que tuve que sentarme en mi silla. Me pareció que dejé de respirar.

La era digital nos ha cambiado

He pensado por qué estos recuerdos todavía me persiguen de vez en cuando -por qué no han sido olvidados junto con la mayoría de las interacciones cotidianas que he tenido en los medios sociales- y creo que es porque, en mis 32 años, esos son los momentos de envidia más poderosos y dolorosos que he experimentado. Ni siquiera había entrado en ese concurso de periodismo, y nunca he estado en un club y disfrutado de él, pero mientras leía ese tweet y ojeaba esas fotografías, deseaba tan desesperadamente lo que esa gente tenía que me dejaba tan sin aliento como si me hubieran dado un puñetazo en el estómago.

Vivimos en la era de la envidia. Envidia profesional, envidia de la cocina, envidia de los niños, envidia de la comida, envidia de la parte superior del brazo, envidia de las fiestas. Lo que sea, hay envidia por ello. Los seres humanos siempre han sentido lo que Aristóteles definió en el siglo IV a.C. como dolor a la vista de la buena fortuna ajena, conmovido por “aquellos que tienen lo que nosotros deberíamos tener”, aunque pasarían otros mil años antes de que entrara en la lista del Papa Gregorio de los siete pecados capitales.

Pero con la llegada de los medios sociales, dice Ethan Kross, profesor de psicología de la Universidad de Michigan que estudia el impacto de Facebook en nuestro bienestar, “la envidia se está llevando al extremo”. Nos bombardean constantemente con “vidas de Photoshop”, dice, “y eso nos cobra un precio que nunca antes habíamos experimentado en la historia de nuestra especie. Y no es particularmente agradable.”

Repercusiones psicológicas de las redes sociales

La psicóloga clínica Rachel Andrew dice que está viendo cada vez más envidia en su consultorio, de personas que “no pueden lograr el estilo de vida que quieren pero que ven que otros tienen”. Nuestro uso de plataformas como Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat, dice, amplifica esta discordia psicológica profundamente inquietante. “Creo que lo que han hecho los medios sociales es hacer que todo el mundo sea accesible para la comparación”, explica. “En el pasado, la gente podía envidiar a sus vecinos, pero ahora podemos compararnos con todo el mundo”. Windy Dryden, uno de los principales practicantes de la terapia cognitivo-conductual en el Reino Unido, llama a esto “comparación”.

Y esas comparaciones son ahora mucho menos realistas, continúa Andrew: “Todos sabemos que las imágenes pueden ser filtradas, que la gente está presentando lo mejor de sus vidas.” Llevamos nuestro dispositivo de amplificación de envidia en los bolsillos, dormimos con él junto a nuestras almohadas y nos tienta las 24 horas del día, en el momento en que nos levantamos, aunque sea de madrugada. Andrew ha observado entre sus pacientes que saber que están viendo una versión editada de la realidad, la conciencia de que #nofilter es un hashtag engañoso, no es una defensa contra la fuerza emocional de la envidia. “Lo que noto es que la mayoría de nosotros podemos intelectualizar lo que vemos en las plataformas de medios sociales -sabemos que estas imágenes y narrativas que se presentan no son reales, podemos hablar de ello y racionalizarlo-, pero a nivel emocional, todavía está presionando botones. Si esas imágenes o narrativas se conectan con lo que aspiramos, pero lo que no tenemos, entonces se vuelve muy poderoso”.