El escándalo de la explotación sexual en Brasil por parte de los cooperantes de Oxfam ha hecho que el Reino Unido amenace directamente a la ONG, indicando que cortará los fondos a cualquier organización que no cumpla con una nueva revisión de conducta sobre las organizaciones benéficas en el extranjero, acusando a Oxfam de encubrir a los trabajadores reportados por pagar por sexo con personas vulnerables en de la samba porno.

En un comunicado oficial, Penny Mordaunt (Ministra Británica) califico como “despreciables” a los trabajadores humanitarios que pagaron por sexo en el país caribeño, empezando por el Director de Operaciones local, quien habría contratado a prostitutas e incluso a menores de edad para que participaran en orgías con funcionarios de la ONG.

Penny Mordaunt

Los acusados toman medidas

Luego de que el periódico americano “Times” hiciera la denuncia de los supuestos actos, la ONG dijo que ellos mismos habían denunciado los casos de Brasil al organismo regulador de las ONG’s en el Reino Unido, quienes negaron rotundamente que los informes revelaran abusos a las personas beneficiadas por la Organización. El ministro califico la noticia como falsa y critico a los dirigentes de la ONG por no denunciar publicamente quienes eran los funcionarios involucrados en la acusación.

Caroline Thomson, la presidenta de la junta de la ONG, dio a conocer que como resultado del informe, los miembros del equipo “plantearon inquietudes” sobre la forma en que se evaluaba y contrataba al personal en Brasil.  “No basta con estar consternado por el comportamiento de nuestros antiguos miembros del personal. Deberíamos y aprenderemos de esto y lo usaremos como un incentivo para mejorar” – Prometió Thomson.